Littium + Flip & Flip: colaboración sostenible | Littium Bicicletas Eléctricas

Littium y Flip & Flip colaboran en una misión por la sostenibilidad.

Littium se alía con la empresa zaragozana Flip & Flip con la intención de hacer fuerza en la lucha por la sostenibilidad. La colaboración pretende unir las comunidades de ambas marcas dentro de un contexto de hábitos que no presionen al medio ambiente. Littium con movilidad eléctrica y Flip & Flip con bolsas, mochilas y accesorios de materiales reciclados, intentan aportar valor a las marcas nacionales que quieren un cambio ayudando al planeta.

FLIP & FLIP

Flip & Flip nace en Fuentes de Ebro, una población cercana a Zaragoza, donde unos estudiantes de diseño industrial sienten inquietud por lo que está sucediendo en el planeta. En la universidad aprenden que el 80% del impacto medioambiental de un producto se produce durante la fase de diseño. De ahí surge Flip & Flip, de un despertar, de una «locura» que se plasma inicialmente como un proyecto de final de carrera en 2014.

Investigando por la zona descubrieron que el sector logístico estaba muy desarrollado, y había muchas empresas que fabricaban lonas para camiones que les sobraban retales. Este material sobrante se desechaba y acababa en el vertedero, con lo que decidieron aprovecharlo ayudando a reducir residuos industriales. Estos retales de lona además de ser impermeables y resistentes, tenían una historia que les aportaba valor, de ahí nace el primer diseño START.

En diciembre de 2016 salen al mercado con una misión muy clara: ayudar a consumir mejor, no más y amortiguar nuestro impacto medioambiental. Hoy en día están en las calles de 12 países transmitiendo su mensaje con elegantes diseños.

“Los materiales tienen vida propia, lo descubrí cursando mis estudios de Diseño Industrial. Años más tarde, en una tienda de artículos de segunda mano me impactó la cantidad de residuos que generamos los seres humanos. Descubrí que esos materiales ya no servían para la función principal para la que habían sido creados, pero si los descomponías por partes y los mirabas con otros ojos, podían ser útiles para cumplir nuevas funciones. Nos dimos cuenta de que este mismo problema se producía a gran escala en la industria. Esto lo cambió todo.”

Ignacio Berges
Co-fundador