0

Entrevistamos a Toni Costa, responsable de la tienda ibicenca No Costa Tant, donde puede probarse y comprarse nuestra eléctrica plegable Ibiza.

Todo un pionero. Así podemos definir a Toni Costa, dueño de la tienda No Costa Tant, en Ibiza, que hace casi diez años (más concretamente, en 2009), abrió este negocio para empezar a vender bicicletas eléctricas. Le gustó tanto el asunto que pronto amplió a bicicletas convencionales, y ahora No Costa Tant ofrece un completo abanico de opciones en su catálogo.

“Soy técnico electrónico”, explica Costa, “y damos servicio a todo tipo de bicicletas”. En su opinión, lo que más ha cambiado a lo largo de (casi) esta década es la información que manejan los potenciales clientes. “Poco a poco”, cuenta, “están más y mejor informados de lo que es una bicicleta eléctrica”. En su opinión, el exceso de información que circula en Internet provoca, muchas veces, confusiones entre los usuarios. “Hay que resetearlos, poner sus ideas en orden, porque muchas veces leen tantas cosas, muchas de ellas poco fiables, que terminan teniendo mucha confusión en la cabeza”.

Así, por ejemplo, Costa explica cómo, con mucha frecuencia, los que entran en su tienda le preguntan que si las e-bikes se recargan con la energía del pedaleo, algo “que está en contra de todas las leyes de la termodinámica”, asegura.

Para Costa, la falta de infraestructura y los robos frenan el crecimiento del ciclismo urbano en Ibiza

A diferencia de otros muchos negocios, No Costa Tant se centra, más que en el ciclismo deportivo, en los usuarios que quieren un vehículo para el día a día. Gente que quiere ir pedaleando a trabajar, a estudiar o, simplemente, a dar un paseo o hacer la compra. Un perfil que, según Costa, “está creciendo, pero que en Ibiza todavía se enfrenta a varios problemas. El primero, por supuesto, es la falta de infraestructura, que hace muchas veces peligroso el pedalear por la calle entre los coches. El segundo problema, claro, son los robos. Hay demasiados. Y eso provoca que mucha gente deje la bicicleta, porque se enfadan y, en vez de sustituirla por otra, se compran una motocicleta o un coche”.

En el catálogo de No Costa Tant destaca, ahora mismo, la opción de adquirir la Ibiza de Littium Kaos, el modelo eléctrico urbano y plegable de referencia. “Para una ciudad ofrece muchas ventajas”, asegura este fanático de la movilidad sostenible y eléctrica. “La eficiencia convierte a los vehículos eléctricos en el futuro”, cuenta, “y sustituirán a los motores convencionales al igual que Internet sustituyó a otras formas de comunicación. Tardarán un tiempo, porque hay muchos intereses contrarios , pero terminarán imponiéndose”.

Algo que corrobora, sin ir más lejos, la reacción de casi todos los que se suben a una bicicleta de pedaleo asistido por primera vez. “La reacción suele ser llevarse una muy grata sorpresa”, cuenta. “Es lógico, dado que suelen venir con un prejuicio erróneo: los que no quieren pedalear vienen pensando que es como una moto, pero luego les gusta ver que poniendo la asistencia al máximo apenas tienen que pedalear. En cambio, otros sí quieren hacer deporte, y comprueban cómo pueden hacer todavía más ejercicio reduciendo esa asistencia al mínimo”.