0

Conocemos una de las tiendas más completas de Terrassa (Barcelona). Cicles Jordi i Elena lleva desde 1969 poniendo a la bicicleta en el lugar que se merece.

Un nombre sencillo: el de sus fundadores, Jordi y Elena. Y una pasión compartida: la bicicleta. Desde 1969, esta tienda ubicada en la localidad barcelonesa de Terrassa se ha fraguado un prestigio y un nombre entre los ciclistas catalanes gracias a su excelencia y su amor por el trabajo bien hecho.

“Jordi y Elena, mis padres, montaron este negocio cuando mi padre volvió de la mili hace casi 50 años”, cuenta Jordi, actual copropietario de Cicles Jordi i Elena. “Había trabajado en un taller de motos. Hablamos de una época en la que estos negocios tocaban un poco de todo: bicicletas, motos y coches. Por aquel entonces yo empezaba en el instituto, y cuando mi padre decidió aceptar una oferta de otra empresa el negocio pasó a manos mías y de mi hermana. No hubo que preocuparse por cambiar el nombre: ¡nos habían puesto el mismo a ambos!”, ríe.

En medio siglo, Cicles Jordi i Elena ha pasado de ser un pequeño taller de 45 metros cuadrados a una imponente tienda de 700. “No es lo único que ha cambiado: todo en el mundo de la bicicleta es distinto”, confirma Jordi. “Han cambiado los productos y su disponibilidad. Y también las propias bicicletas: antes apenas había bicis de paseo y de carretera.. poco más. Yo vi las primeras Rabasa Derbi, las primeras Peugeot y Orbea… y vi nacer las bicicletas de montaña”.

Todos esos productos se venden hoy tanto en su tienda física como online. Dos patas del mismo negocio y, también, dos retos claramente distintos. “Montamos la tienda online hace tres o cuatro años con el objetivo de tener presencia en Internet. De hecho, cada vez la venta online va a más, pero no supone más de un 15 o un 20% de la facturación total. Muchos clientes ven los productos en la web y acaban viniendo a la tienda. Pero otros lo adquieren online por no tener tanta disponibilidad en su zona. Eso sí: nuestra política de precios online es la misma que en tienda física. Creemos que es la manera correcta de hacer las cosas”.

“El ciclismo está de moda, y eso ha llevado a que el número de tiendas se haya masificado”

Ese afán por hacer bien las cosas es una de las claves para seguir adelante en un tiempo en el que son muchas las tiendas de bicicletas que se ven abocadas al cierre. “Estamos en un momento en el que parece que cualquier puede montar una tienda de bicicletas. El ciclismo está de moda, y eso ha llevado a que el número de tiendas se haya masificado. Hay una oferta por encima de la demanda, y esto lleva a que se dé un poco de canibalismo, lo que provoca que los márgenes de beneficio sean iguales o incluso menores a pesar de que se vende más que nunca. El mercado no ha sabido autorpotegerse como otros mercados, y hay tiendas que lo están pasando mal”, lamenta Jordi.

¿El secreto para mantenerse en pie? Para Jordi, hay varios aspectos a tener en cuenta: “La profesionalidad de la gente que está en la tienda, tanto a nivel de taller como de venta, es fundamental: hay que saber aconsejar al cliente, conocer bien el producto y saber explicarlo al cliente para que se lleve lo que realidad necesita. Ni una bicicleta de 6.000 euros es para todo el mundo ni todo el mundo puede gastar ese dinero en una bici”.

Y es que, efectivamente, por aquí pasan personas de lo más variado. “Lo que mejor funciona es la carretera y, sobre todo, el MTB. Pero el ciclismo urbano está creciendo mucho, y todo lo que tiene que ver con bicicletas eléctricas vive desde el año pasado un boom. Veremos si se mantiene y se estabiliza, pero ero es un sector más que ha venido para dar vida y nuevos usuarios a la bicicleta. Sí: el ciclista de toda la vida aún arruga un poco el morro al ver una eléctrica, pero no hay duda de que las ebikes amplían posibilidades y hacen que más gente se acerque a la bici, lo que es bueno para todos”.

“Las Littium son las mejores bicicletas eléctricas del mercado en cuanto a su relación calidad-precio”

Hace apenas tres meses, al completo catálogo de Cicles Jordi i Elena se sumaron las Littium KAOS. “Nos presentaron el producto y nos pareció que tenía calidad suprema”, recuerda Jordi. “Tenemos muy claro que lo que no queremos son problemas.. Si no tenemos un buen respaldo técnico en materia de e-bikes, no lo vendemos. Necesitamos respuesta rápida y un asesoramiento correcto. Y Littium nos da todo eso. Las bicis son súper bonitas y su precio es muy razonable. Las Littium son las mejores bicicletas eléctricas del mercado en cuanto a su relación calidad-precio. El cliente se lleva un producto excelente y no volvemos a tener noticias de él. Y ya sabes: “no news is good news”, bromea. Así es.