Circular en bicicleta por la ciudad | Littium Bicicletas Eléctricas

Mucha gente percibe la ciudad como peligrosa para circular en bicicleta. La densidad del tráfico y la velocidad de las vías no invitan a pedalear. Pero esto es simplemente cuestión de coger práctica y soltura para moverse entre los coches de forma segura. Para que sea una experiencia agradable, debemos controlar la bici con solvencia, ser vistos, hacernos ver y ser predecibles en nuestra conducción.

Circular en bici por la ciudad no es peligroso, siempre y cuando se haga de forma prudente y atendiendo las normas básicas de circulación. La utilización de medidas de protección activa es necesaria. Estas se componen de la moderación de la velocidad, atención al conducir, prevenir los movimientos propios y de los demás, señalizar las maniobras, conducción defensiva…

A continuación, tratamos los temas más frecuentes a la hora de circular en bicicleta por la ciudad.

Luces para alumbrar bien y hacernos ver

Aunque las calles estén iluminadas el uso de una luz blanca delantera y una roja trasera son obligatorias a la hora de circular de noche y en condiciones de luminosidad reducida.

No se trata solo de ver bien la carretera, la iluminación pasiva es igual de importante. Queremos que el resto de los vehículos nos vean. Para ello, además de las luces, se podrá hacer uso de prendas o accesorios de bici reflectantes.

¿Es obligatorio el uso del casco?

El uso del casco en ciudad no es obligatorio, salvo para los menores de 16 años. Y aunque el casco no evite los accidentes, sí que es una buena herramienta de prevención muy recomendable para evitar daños mayores de cualquier impacto en la cabeza.

La mayoría de las personas no hacen uso de él por el incordio que puede resultar tener que cargar con él una vez hayamos aparcado la bicicleta. Pero este es un sacrificio que merece la pena. Además, se puede aprovechar el uso del casco para colocar una luz roja en la parte trasera y hacernos ver aún más.

¿Por donde circular? ¿Carril bici, carril bus, carretera o acera?

Los ciclistas pueden circular por el carril bici y (en su ausencia) por la carretera. Pero nunca por la acera ni por el carril bus.

Al circular por la carretera el ciclista deberá circular por el centro del carril derecho. Una bicicleta al borde de la carretera puede resultar muy tentador para adelantar por los coches, aunque no se pueda mantener una distancia mínima de metro y medio. Además, si circulamos por el borde del carril, corremos el riesgo de que se abra la puerta de un coche estacionado. Por lo tanto, lo más seguro será circular por el centro del carril.

Siempre que se pueda, circularemos por el carril derecho. Y en caso de tener que girar a la izquierda, nos situaremos en este carril con antelación.

Señalizar las maniobras con las manos

Al no llevar intermitente, la forma más sencilla de señalizar los giros o paradas es con los brazos. Esto es muy importante para ser previsibles a otros vehículos y para que el resto de los usuarios de la vía puedan conocer nuestra maniobra con anticipación.

Los ciclistas, junto a los peatones, son los usuarios más vulnerables de la vía en caso de accidente. Por esta razón, indicar las maniobras es más importante de lo que parece.

Circular en bicicleta por la ciudad

Fuente: DGT

Timbre para hacernos oír

El código de circulación obliga el uso del timbre en la bicicleta. Los peatones suelen estar alerta al ruido de los coches, pero las bicicletas pasan totalmente desapercibidas. Para hacernos oír, el uso del timbre será vital.

Auriculares y teléfono móvil: totalmente prohibidos

Está prohibido circular utilizando auriculares y dispositivos de telefonía móvil, cascos, instrumentos similares (GPS). Somos un vehículo y esos dispositivos suponen una gran distracción, además de aislarnos acústicamente del medio. Está considerada una falta grave sancionada con 200€ de multa.

Espejo retrovisor

Colocar un espejo retrovisor en nuestra bicicleta puede resultar muy útil a la hora de realizar giros. Gracias al retrovisor sabremos si tenemos un coche detrás, incrementando así nuestras seguridad y sensación de control. Colocar un retrovisor en nuestra bicicleta nos permite ver los objetos que se acercan por detrás sin tener que girarse y nos permite ver cuando no podemos oír.

Planifica tu ruta

Merece la pena seguir un buen itinerario por calles apacibles o por carriles bici con la ayuda de un mapa. Para no encontrar imprevistos en el camino, es muy recomendable planificar el viaje con anterioridad antes de ponerse a pedalear. Google Maps cuenta con la opción bici y planifica una ruta apta para ciclistas. Evitando así calles que no son adecuadas para el tránsito en bici.

Candado y seguro de responsabilidad civil

La seguridad es importante cuando vamos encima de nuestra bicicleta como cuando nos bajamos de ella. El candado de Littium es un candado plegable alta seguridad (nivel 8) que sirve para anclar cualquier tipo de bicicleta allí donde necesites dejarla.

Y para que pedalees con seguridad, Littium incluye la asistencia RACC Bici con todas las bicicletas eléctricas Littium compradas a partir del 1 de enero de 2021. Con la asistencia RACC Bici, Littium busca cubrir ante cualquier imprevisto a aquellos que decidan pedalear en su día a día.

Mantenimiento de bicicleta

Mantener la bicicleta en buen estado te aportará mayor seguridad. Es importante hacer un buen mantenimiento de los frenos, cambios, dirección ruedas, luces y demás componentes, manteniendo la bicicleta siempre a punto.